.
Museo Jacobo Urso

Club Atlético San Lorenzo de Almagro

Ubicación:  Acceso a Platea  Norte del estadio Pedro Bidegain
SITIO OFICIAL


Ayuda para mantener en

funcionamiento este sitio

depositar en Mercado pago

Cuenta: vaninamava.25

Muchas Gracias...!
.

.
 

 
por Alberto Barja
barjaalberto1950@gmail.com

@MuseoSanLorenzo

     ingresa   Ingresa al youtube del museo   ingresa   Ingresa  Ingresa al facebook del museo  Ingresa al twitter del museo 

 

HOMENAJE A VICTORIO CASA

 

Un día como hoy de 1965 lo balearon, le amputaron el brazo y volvió a jugar, El futbolista Victorio Casa sufrió un disparo mientras defendía los colores de San Lorenzo, pero eso no le impidió volver a jugar...

 

 

A lo largo de la historia, hubo jugadores que sufrieron lesiones gravísimas que los sacaron de las canchas por varios meses, pero que no les impidió regresar a un campo de juego y continuar con sus carreras como futbolistas.

 

 

El caso de Victorio Casa es un ejemplo que fue más allá de cualquier lesión conocida y desconocida: un policía le disparó en el brazo y tuvo que ser internado de urgencia para no morir desangrado, pero eso no le impidió volver a ponerse la camiseta de San Lorenzo.

El 11 de abril de 1965, Casa salió de noche con algunos de sus compañeros del plantel de San Lorenzo luego de ser liberados de la concentración, ya que el partido frente a Argentinos Juniors se había postergado una semana debido a las grandes tormentas que habían ocurrido días antes. Lo que nunca imaginó el Manco es que esa salida significaría perder su brazo derecho en manos de un oficial policial.

Junto a su amigo y peluquero José Ariel Delgado, salieron a lucir sus autos nuevos (Casa se había comprado un Valiant último modelo con autoestereo), y pasaron a buscar a dos mujeres, cuyas identidades se desconocen, para salir entre los cuatro a algún bar y pasar la noche.

Menos de 12 horas después terminarían todos en un hospital, y el mismo Victorio cómo vivió los hechos aquella noche fría de abril. "A las ocho y media de la noche salimos con mi peluquero y dos minitas. Fuimos en mi auto, para el lado de la cancha de River. Comimos un choricito... pasó una hora. Volvimos por la Costanera. Estábamos escuchando Inolvidable, de Tito Rodríguez. Me metí por una calle muy oscura y paré el coche. Entonces sentí el ruido de la ametralladora. ¡Pa, pa, pa y pa! Cuando me vi, no tenía la mano. Seguí con el auto hasta Libertador", expresó el Manco en una entrevista.

Lo que sucedió fue que cuando detuvo su auto lo hizo en la puerta de la Escuela de Suboficiales de Mecánica de la Armada (ESMA), y el soldado que se encontraba haciendo guardia abrió fuego contra su persona sin advertencia previa. Luego, el ex futbolista de San Lorenzo contó cómo terminó en el hospital: Un tachero me reconoció y me llevó al hospital Pirovano. El doctor me dijo: "Pibe, no es nada". "¿No es nada? Tengo la mano en la mano, hermano. Me anestesiaron. Pensé que estaba muerto. Al otro día, el doctor me dijo: "El brazo lo tenés". Me había puesto una venda y la escarbé. ¿Qué lo voy a tener?". 

Sin dudas, ese incidente fue un golpe durísimo para el futbolista, pero no lo limitó a dejar de jugar, y tan solo 45 días después del accidente, el 25 de mayo de 1965, Casa volvió a jugar con la camiseta de San Lorenzo frente a Banfield, y ese día se ganó el apodo que lo perseguiría por el resto de sus días: el Manco.

 

INGRESA Y HACE EL PEDIDO

 
 

 
 

 
 

 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 




INGRESAR


.

  Usuarios Online:  

Hosted by Adapsis.com.ar