.

                           

Ingresa al facebook del museo

 
LA PAGINA DE LA MUJER por Graciela Gerbino
La pubertad y los periodos menstruales.




La menstruación (el período) es una etapa importante de la pubertad en las niñas; es uno de los principales indicios físicos que señalan que una niña se está convirtiendo en mujer...

 

 

La menstruación (el período) es una etapa importante de la pubertad en las niñas; es uno de los principales indicios físicos que señalan que una niña se está convirtiendo en mujer.

Y como tantos otros cambios asociados con la pubertad, es posible que la menstruación genere confusión. Algunas niñas no ven la hora de tener su primera menstruación, mientras que a otras les genera temor o ansiedad.

Muchas niñas (¡y niños!) no comprenden del todo el aparato reproductor de la mujer o lo que realmente sucede durante el ciclo menstrual; esto hace que el proceso parezca aún mucho más misterioso.

Cuando las niñas comienzan a transitar la pubertad (que suele comenzar entre los ocho y 13 años de edad), sus cuerpos y mentes cambian de muchas maneras. Las hormonas de su cuerpo estimulan nuevos desarrollos físicos; por ejemplo, el crecimiento y el desarrollo de sus senos. Aproximadamente después de dos o dos años y medio de que los senos hayan comenzado a desarrollarse, aparece el primer periodo menstrual.

Alrededor de seis meses antes de tener su primer periodo menstrual, las niñas pueden observar mayor cantidad de flujo vaginal transparente. Este flujo es normal. No hay necesidad de preocuparse por el flujo, a menos que genere un olor fuerte o picazón.

El primer periodo menstrual se conoce como menarca. La menarca no aparece hasta que todas las partes del aparato reproductor de una niña estén maduras y funcionen en conjunto.

Qué es un ciclo?

El ciclo de una niña se cuenta desde el primer día de sangrado en un mes hasta el primer día de sangrado del mes siguiente. Entonces, si una niña tiene su período el 8 de enero y luego otra vez el 2 de febrero, su ciclo duró 25 días (desde el 8 de enero hasta el 1 de febrero).

El aparato reproductor femenino

Las niñas nacen con ovarios, trompas de Falopio y útero. Los dos ovarios son de forma ovalada y se ubican uno a cada lado del útero (matriz) en la pelvis, que es la parte más baja del abdomen. Los ovarios contienen miles de huevos u óvulos. Las dos trompas de Falopio son largas y delgadas.

Cada trompa de Falopio se extiende desde un ovario hasta el útero, un órgano en forma de pera que se ubica en el medio de la pelvis. Los músculos del útero femenino son fuertes y capaces de expandirse para permitir que el útero aloje al feto en crecimiento y luego ayudan a pujar durante el parto.

A medida que una niña madura e ingresa a la pubertad, la glándula pituitaria libera hormonas que estimulan los ovarios para que produzcan otras hormonas llamadas estrógeno y progesterona. Éstas hormonas influyen de varias maneras en el cuerpo de una niña, tanto en la maduración física como en el crecimiento y las emociones.

Alrededor de una vez por mes, un diminuto óvulo abandona uno de los ovarios, lo que se conoce como "ovulación", y se desplaza a través de una de las trompas de Falopio hacia el útero. En los días previos a la ovulación, el estrógeno estimula al útero para que se recubra con sangre y tejidos adicionales, de modo que sus paredes se vuelven más gruesas y acolchadas.

De esta manera, el útero se prepara para un embarazo: si el óvulo llega al útero y es fertilizado por un espermatozoide, se adhiere a la pared acolchada del útero para luego convertirse poco a poco en un bebé.

Por el contrario, si el óvulo no es fertilizado, lo que ocurre en la mayoría de los ciclos mensuales de una joven, éste no se adhiere a la pared del útero. Cuando ésto sucede, el útero elimina el tejido adicional que recubre su interior. La sangre, el tejido y el óvulo sin fertilizar abandonan el útero y atraviesan la vagina para ser eliminados del cuerpo. En ésto consiste el periodo menstrual.

Éste ciclo ocurre casi todos los meses durante varias décadas (salvo, por supuesto, cuando la mujer está embarazada) hasta que la mujer llega a la menopausia y sus ovarios ya no liberan óvulos.

 

La pagina de Graciela Gerbino  ®
2008 - 2014  Todos los derechos reservados


 

LA PAGINA DE GRACIELA GERBINO

 

El aparato reproductor femenino

Las niñas nacen con ovarios, trompas de Falopio y útero. Los dos ovarios son de forma ovalada y se ubican uno a cada lado del útero (matriz) en la pelvis, que es la parte más baja del abdomen. Los ovarios contienen miles de huevos u óvulos. Las dos trompas de Falopio son largas y delgadas.

Cada trompa de Falopio se extiende desde un ovario hasta el útero, un órgano en forma de pera que se ubica en el medio de la pelvis. Los músculos del útero femenino son fuertes y capaces de expandirse para permitir que el útero aloje al feto en crecimiento y luego ayudan a pujar durante el parto.

A medida que una niña madura e ingresa a la pubertad, la glándula pituitaria libera hormonas que estimulan los ovarios para que produzcan otras hormonas llamadas estrógeno y progesterona. Éstas hormonas influyen de varias maneras en el cuerpo de una niña, tanto en la maduración física como en el crecimiento y las emociones.

Alrededor de una vez por mes, un diminuto óvulo abandona uno de los ovarios, lo que se conoce como "ovulación", y se desplaza a través de una de las trompas de Falopio hacia el útero. En los días previos a la ovulación, el estrógeno estimula al útero para que se recubra con sangre y tejidos adicionales, de modo que sus paredes se vuelven más gruesas y acolchadas.

De esta manera, el útero se prepara para un embarazo: si el óvulo llega al útero y es fertilizado por un espermatozoide, se adhiere a la pared acolchada del útero para luego convertirse poco a poco en un bebé.

Por el contrario, si el óvulo no es fertilizado, lo que ocurre en la mayoría de los ciclos mensuales de una joven, éste no se adhiere a la pared del útero. Cuando ésto sucede, el útero elimina el tejido adicional que recubre su interior. La sangre, el tejido y el óvulo sin fertilizar abandonan el útero y atraviesan la vagina para ser eliminados del cuerpo. En ésto consiste el periodo menstrual.

Éste ciclo ocurre casi todos los meses durante varias décadas (salvo, por supuesto, cuando la mujer está embarazada) hasta que la mujer llega a la menopausia y sus ovarios ya no liberan óvulos.